Las prótesis capilares son una buena solución para aquellas personas que desean disimular la falta de cabello de una forma completamente natural e inmediata, también son conocidas como “implantes capilares sin cirugía” cumplen bien su función para quiénes la pérdida de cabello se ha hecho notoria. Hoy en día existen diferentes tipos de prótesis capilares, algunas más imperceptibles que otras, todo dependerá de la base y la confección de la prótesis capilar.

La prótesis capilar o remplazo de cabello es el conjunto de cabellos fijos en una base, la cual se amolda a la forma de la cabeza, su principal diferencia con las pelucas tradicionales es que estas son indetectables a simple vista, pueden ser parciales o totales, dependiendo de la zona despoblada que se desee cubrir o las necesidades de cada persona. Aunque existen prótesis capilares de stock que se amoldan prácticamente a cualquier persona, por lo general las prótesis son elaboradas a medida completamente personalizadas. Las prótesis capilares pueden ser de cabello natural o sintético

Natural: Siempre es mejor utilizar cabello natural para una prótesis capilar, su mantenimiento siempre será fácil y de esta forma podemos cambiar de peinado si así lo deseamos e inclusive se pueden hasta teñir.

Sintético: Elaboradas a partir de derivados del petróleo, se fabrican ya con el color a utilizar y aunque tienen mayor durabilidad que una natural, estas no son posibles de teñir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *